Reseñas de Investigación

5/06/2009

Emilio Torres, Mª Luz Carro, Margarita Eguiegaray, Vicente García, Elvira Muslera  y Carmen Natal.

Resumen

En línea con lo sugerido por la OMS, el presente trabajo puede considerarse un primer paso para sentar las bases de un sistema de información que recoja la diversidad de los casos de violencia de género (VG) que al menos llegan al sistema sanitario. En cuanto a las limitaciones del estudio es relevante que un 10% de casos se han perdido debido a la imposibilidad de la identificación de datos personales. Es destacable la dificultad para garantizar la fiabilidad de los registros cuando la descripción (diagnóstico y codificación) del episodio la realizan muchos profesionales, lo que conlleva una gran heterogeneidad en este tipo de trabajos.
Introducción

En 1996, la Asamblea Mundial de la Salud declaró que la violencia es un problema de salud pública fundamental y creciente en todo el mundo, que afecta principalmente a las mujeres. Naciones Unidas define la violencia de género (VG) como todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino, que tenga o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o privación de la libertad tanto en la vida pública como privada. Es, sin lugar a dudas, un fenómeno complejo cuya primera dificultad está en la elección de criterios universales para su identificación y diagnóstico1.

En este sentido, se reconoce el papel que juegan los servicios sanitarios y sociales en la atención al maltrato. Es importante distinguir que las mujeres que sufren violencia pueden acudir, antes de reconocer el maltrato o después de hacerlo, a cualquiera de los agentes sociosanitarios en busca de información o ayuda. Estos contactos obedecen a necesidades diferentes, – pedir protección, denunciar la agresión, sentirse enferma, preguntar que será de sus criaturas en una hipotética separación, inscribirse en el paro o reciclarse para trabajar,…–, si bien todas estas situaciones están originadas por una causa común: su situación de maltrato, reconocida o no.

Dadas estas circunstancias, los signos y señales que pueden ayudar a la identificación del maltrato suelen aparecer ocultos bajo los síntomas de otras enfermedades o problemas de salud, por lo que el diagnóstico precoz por parte del profesional que la atienda puede resultar muy difícil. La mayoría de autores hablan de un proceso de la violencia, donde no es fácil identificar el momento en el que se inicia. Walker2, por ejemplo, describe el ciclo de la violencia en tres fases: acumulación o generación de tensión, agresión o descarga de la tensión y, tras el ataque, la etapa de arrepentimiento. Este ciclo se puede repetir a lo largo de los años. De ahí la dificultad por parte de las propias mujeres de darse cuenta del inicio y del momento en que se encuentran.

Algunos autores explican la actitud de la mujer frente a los servicios a los que acude y los posibles apoyos que se le ofrecen, a través del modelo transteórico de los pasos del cambio (de la precontemplación al mantenimiento) de Prochaska y Di Clementi3. En las primeras etapas, de precontemplación, la mujer no tiene conciencia de su maltrato, por lo que será necesario que lo reconozca y posteriormente comenzar a trabajar para producir los cambios. Así resulta que la identificación del maltrato presenta dificultades en un doble sentido, por la falta de precisión en el discurso de la mujer -en muchas ocasiones- y por la escasa formación de los profesionales en la identificación de este tipo de diagnóstico. Por lo tanto, se hace necesario determinar cómo y cuándo se identifica la GV en el Sistema Sanitario.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que la Sanidad Pública cuente con sistemas de información que permitan dimensionar e investigar el problema mediante el registro de casos4. La necesidad de reunir a varias fuentes de información para el estudio de la violencia ha sido valorada por otros autores anteriormente, como lo refleja la experiencia del US National Violent Death Reporting System, que mejora la calidad de la información sobre las muertes violentas mediante el cruce de los datos existentes en los diversos registros, fundamentalmente porque cada una de ellos recoge aspectos diferentes y mediante su agregación se posibilita un análisis y estudio mucho más profundo y completo. Krug et al.5 reseñan las principales fuentes de información para el análisis sobre la violencia desde una perspectiva de salud pública: encuestas, historias clínicas, registros poblacionales o específicos, etc.

Dada la alta prevalencia de VG, afecta al 9,6% de las mujeres en España6,  los sistemas de información deben reflejar las situaciones de maltrato como un episodio específico y como desencadenante de otras enfermedades y atenciones sanitarias.

Objetivos

El objetivo de este trabajo es evaluar la calidad de los sistemas de información en la identificación de la VG, relacionar la información contenida en cada uno de ellos y evaluar la sensibilidad de los diferentes dispositivos sanitarios para diagnosticar a mujeres que la sufren.

Ver informe completo

Bibliografía

1. Krantz G. Violence against women: a global public health issue. J Epidemiol Community Health 2002;56:242–3.

2. Walker Lenore. The Battered Woman Syndrome. New York: Springer; 1984.

3. Zink T, Elder N, Klosterman B. Medical management of intimate partner violence considering the stage of change: precontemplation and contemplation. Annals of Family Medicine 2004;2(3):231–239.

4. World Health Organization. World Health Organization Multi-Country Study on Women’s Health and Domestic Violence Against Women. World Health Organization; 2002.

5. Krug EtienneG, Dahlberg LindaL, Mercy JamesA, Zwi AnthonyB, Lozano Rafael. World report on violence and health. Geneve: World Health Organization; 2002. Document available at http://whqlibdoc.who.int/hq/2002/9241545615.pdf, accessed 1 September 2007.

6. Instituto de la Mujer. III Macroencuesta sobre violencia contra las mujeres. Informe de resultados. Instituto de la Mujer. Madrid; 2006. http://www.mtas.es/mujer/.


Palabras clave: ,