Editorial

23/06/2014

Pedro Abad Requejo

Jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital de Oriente de Asturias

Referente de SELENE en Hospital de Oriente de Asturias

Miembro del Comité de Historia Clínica Electrónica del Principado de Asturias

Una de las revoluciones tecnológicas más importantes del siglo pasado ha sido el cambio de lo analógico a lo digital. Hemos pasado de escribir cartas a pluma o hacer fotos en película a usar nuestros ordenadores, tabletas o teléfonos para todo ello y además pudiendo editar las fotos y maquillarlas para que no se vean esos ojos rojos o una arruga desfavorecedora.

La medicina siempre ha estado envuelta y hasta liderando esta revolución tecnológica. Cuando muchas profesiones estaban despertando a la tecnología de la información, el mundo sanitario ya leía revistas en Internet, colgaba sus aportaciones en Webs o Blogs e incluso se abría al mundo a través de las búsquedas de información del Dr. Google. Hemos sido pioneros en el mundo digital y en las tecnologías de la información. Sin embargo hemos tardado en aplicar todas estas herramientas y conocimientos a nuestra práctica clínica diaria. Ahora, se nos abre la posibilidad de uso de la Historia Clínica Electrónica (HCE) que no es otra cosa que la utilización de las tecnologías de la información orientadas a las necesidades de los profesionales y por tanto dotándoles de mecanismos que faciliten su tarea con seguridad, con calidad y donde la información clínica pueda ser compartida entre los distintos profesionales que intervienen en el proceso asistencial, en beneficio de nuestros ciudadanos y todo ello en un marco de seguridad ética y jurídica compartida. No es otra cosa que la adecuación de nuestra práctica a los tiempos actuales.

En breve dispondremos de la HCE en todos los hospitales y ello nos permitirá, por fin, comunicarnos de forma directa entre todos y a su vez con Atención Primaria manejando los mismos datos de cada paciente y pudiendo consultar la información disponible tanto en SELENE como Milenium o el OMI-AP, ya que todas estas herramientas se interrelacionarán a través de lo que llamamos la Historia Resumida de Salud.

En mi día a día uso SELENE y tengo presente que la información que los profesionales introducimos aquí, es fundamental para compartirla con otros especialistas o sanitarios, accediendo a la Historia Clínica del Paciente a través de la Historia Resumida de Salud y cuyo fin último no es otro que una mejor atención a los pacientes y eficacia profesional. La HCE es sin duda la contribución mas importante para vencer la tradicional separación de niveles entre Primaria y Especializada, además de una herramienta básica en las nuevas Estrategias de Atención al Paciente Crónico y Complejo. De nuestra Consulta de Medicina Interna, todos los pacientes salen con su informe de alta o de seguimiento y su médico de Atención Primaria lo recibe en el mismo momento en que nosotros lo validamos. Esto antes era impensable y sin embargo, ahora es una realidad y además el tiempo de consulta no ha variado. Por otra parte consultar datos de actividad, o hacer estudios epidemiológicos es mucho más fácil.
Por contra, la HCE requiere un esfuerzo extra, sobre todo para los que llevan más tiempo en la asistencia. Además, es necesario tener un buen conocimiento del programa gestor de HCE, en nuestro caso SELENE; he tenido ocasión de ver el funcionamiento de este programa en otros Centros Hospitalarios, y en ocasiones puede parecer que cada SELENE es distinto; sin embargo esto no es así, las diferencias son falta de adaptación y personalización adecuada y desde luego las soluciones son posibles.
Me consta que se esta llevando a cabo un esfuerzo normalizador que es imprescindible impulsar y desarrollar en el muy corto plazo, para que todos podamos trabajar mejor y de forma más ágil, por el bien del paciente.
Esta normalización es de obligado cumplimiento para todas las Comunidades Autónomas, ya que debemos adaptarnos a la legislación vigente en este tema:
Real Decreto 1093/2010, de 3 de septiembre, por el que se aprueba el conjunto mínimo de datos de los informes clínicos en el Sistema Nacional de Salud.
LEY 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.
Estoy convencido que con SELENE podemos trabajar mejor y de forma más sencilla de lo que en este momento se hace en los distintos Hospitales. Se requiere mayor implicación de nuestras autoridades, normalización del uso de la HCE, adecuación de la herramienta (SELENE) orientada a facilitar el trabajo y sobre todo formación, es necesario que
los profesionales conozcan las potencialidades que posee el programa, para que sean conscientes de la utilidad que tiene para su trabajo diario y así acepten y valoren su uso, en su justa medida. Ya sabemos flotar en la piscina, ahora toca nadar.
Nuestras nuevas generaciones de Médicos Residentes son digitales de nacimiento y ellos son y serán la punta de lanza de los cambios que ya tenemos a la puerta, sobre todo en conceptos como integración, manejo de la HCE desde el SmartPhone o una Tablet (SELENE Mobility), recopilación de datos de telemetría a través de Smartphones para seguimiento de pacientes crónicos (glucemias, cifras tensiónales, seguimiento de Insuficiencia cardiaca...etc.). Pero no nos olvidemos que el mundo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) están en continuo desarrollo y ya es una realidad la Web 2.0, Comunidades de profesionales y pacientes, Macrorregistros "on line" de pacientes que permiten estudios de investigación de gran potencia, Telemedicina en zonas alejadas de los centros de referencia, el E-empoderamiento de pacientes, E-cuidadores como elementos de autoayuda y todo con el objetivo de mejorar la Salud de nuestros pacientes, y la efectividad y sostenibilidad de nuestro sistema sanitario.
Dr. Pedro Abad Requejo
Jefe de So de Medicina Interna del HOA
Referente de SELENE en HOA
Miembro del Comité de Historia Clínica Electrónica del Principado de Asturias

Palabras clave: ,