Informes de Evaluación de Tecnologías Sanitarias >> Gestión del conocimiento y calidad. Otras

12/01/2012

Introducción

La monitorización de la calidad de la atención hospitalaria del paciente con ictus es, en la actualidad, de gran interés. Ello es debido a la variabilidad observada en el cumplimiento de diferentes estándares de calidad entre hospitales, regiones y estados. En un país con un sistema de salud público, la implicación de la administración sanitaria en el desarrollo de herramientas útiles para la evaluación periódica de la calidad asistencial es prioritaria, como también lo es impulsar el uso de estas herramientas para monitorizar periódicamente la calidad de los servicios públicos de ictus. Con el desarrollo de instrumentos que permitan evaluar la atención hospitalaria se pretende mejorar los cuidados de estos pacientes y la calidad de los mismos. En consecuencia, el desarrollo de un instrumento evaluativo único de la calidad asistencial en una patología de relevancia epidemiológica indiscutible como el ictus, basado en la evaluación del proceso, la estructura y el resultado, y consensuado por la gran mayoría de profesionales implicados en la asistencia, es totalmente necesario.

Objetivos

Definir un conjunto básico de indicadores de calidad de la atención hospitalaria del paciente con ictus, basados en la evidencia científica, a partir de criterios de calidad consensuados por un grupo de expertos representativo de los profesionales que realizan la atención hospitalaria del paciente con ictus en tres Comunidades Autónomas (Cataluña, Aragón y Baleares).

Metodología

Con el fin de seleccionar aquellos indicadores esenciales para la medida de la calidad de la atención a los pacientes con ictus se ha utilizado una técnica formal de consenso, el método Delphi, cuyo objetivo es la síntesis de la opinión de los expertos.

A partir de la revisión de la literatura y de experiencias previas se identificaron 70 indicadores de calidad representativos de todas las áreas de atención hospitalaria del paciente con ictus. Estos indicadores fueron valorados y priorizados por un panel de 56 expertos -implicados en la atención hospitalaria de estos pacientes- a través de un método Delphi modificado en dos vueltas. Se utilizó la definición de consenso propuesta por Campbell y colaboradores, basada en el llamado "método del uso apropiado de RAND", que considera consenso entre los expertos cuando el 75% o más de los panelistas puntúan el indicador en el mismo tercil en una escala de Likert 1-9.

Además, entre ambas vueltas, se realizó una consulta de opinión sobre la relevancia y la factibilidad de los indicadores de calidad seleccionados en la primera vuelta, a una muestra amplia de los profesionales que realizan la atención a los pacientes con ictus de todo el territorio. El resultado de esta consulta se adjuntó al conjunto de datos sobre resultados de la primera vuelta que fueron enviados para la respuesta al segundo cuestionario.

Finalmente, con el conjunto de indicadores seleccionados se constituyó un instrumento de evaluación de la calidad asistencial del ictus (Audit 2.0).

Resultados

En ambas vueltas del estudio Delphi se obtuvo una tasa de respuesta del 100% de los 56 panelistas seleccionados. La tasa de respuesta en la consulta amplia de opinión fue del 36%. Los tres indicadores mejor puntuados y con el mayor consenso de los panelistas fueron: Anticoagulación en la FA (% de ictus isquémicos/AIT y FA dados de alta con tratamiento anticoagulante), Antitrombóticos al alta (% de ictus isquémicos con antitrombóticos al alta), y Fisioterapia al alta gestionada (% de pacientes con ictus con fisioterapia continuada al alta gestionada). El indicador rtPA 3 horas (% de ictus isquémicos tratados en las tres primeras horas tras el inicio de los síntomas) fue considerado el más importante aunque tuvo un menor consenso que los anteriores.

El conjunto final, 29 indicadores, comprende los indicadores mejor puntuados representativos de todas las áreas de atención hospitalaria. Entre ellos, se seleccionó un subgrupo de 5 indicadores que únicamente aplicarán en los hospitales/centros de referencia ictus (CRI).

Conclusiones

Se ha obtenido un conjunto mínimo básico de indicadores de calidad de la atención hospitalaria de los pacientes con ictus. La herramienta Audit 2.0 comprende un set de indicadores estructura, proceso y resultado, actualizados, apoyados por la evidencia científica disponible, consensuados y considerados de gran importancia por los expertos que realizan la atención hospitalaria a los pacientes con ictus.

Cabe destacar la utilidad del método Delphi como método de estructuración de la comunicación que ha permitido con facilidad y en el menor tiempo posible aglutinar la opinión de un amplio número de expertos de procedencia territorial dispersa. Además de un método adecuado para el desarrollo de un instrumento evaluativo se ha considerado un medio útil para su posterior aplicación, en la medida que se ha implicado al máximo número de profesionales. Asimismo, se ha ampliado la perspectiva de la implicación mediante la difusión de los resultados no sólo a los panelistas sino también a los profesionales consultados.

Según el conocimiento de los autores, ésta parece ser una de las primeras iniciativas de consenso en la priorización de indicadores de la atención hospitalaria a los pacientes con ictus en el Estado y que, además, involucra a varias Comunidades Autónomas, abriendo la puerta a la participación de otras.


Palabras clave: , ,